Tag Archives: virus

Nutrición y Sistema Inmune

Fernando PereiraPor: Fernando José Pereira Paternina, M.D.
(Cirujano e Intensivista, Coordinador de Soporte Nutricional de Clínica Las Américas, Medellín)

A propósito de la actual pandemia por Coronavirus (COVID-19) es importante concretar algunos aspectos relevantes objeto de especulación y donde la terapia nutricional no ha sido ajena a esta situación:

  • A la fecha no hay ninguna terapia especifica farmacológica o nutricional avalada o aprobada que evite o cure la infección especifica por este virus.
  • No existe ningún suplemento nutricional o vitamínico (incluida la vitamina C o ácido ascórbico) que induzca mágicamente la resolución o alivio de los síntomas asociados a estos padecimientos.
  • No hay tratamiento homeopático (relacionado como medicina alternativa) avalado o aprobado para su manejo.
  • Es claro que alteraciones del estado nutricional (desnutrición y obesidad) nos predisponen a afecciones en nuestra salud y existe relación de estas con enfermedades cardiovascualeres, digestivas e infecciosas, entre las más importantes.
  • Prioritario es que comprendamos lo imperativo de modificar estilo de vida, estrés, consumo de tabaco o alcohol, mantenimiento de peso saludable para proporcionar un correcto funcionamiento del sistema inmune.
  • Importante mantener un estilo de vida saludable, donde la práctica regular de actividad física acorde a nuestras demandas y con asesoría de personal calificado, nos garantice una apropiada masa y fuerza muscular.
  • El sistema inmune requiere de un nivel adecuado de nutrientes, por la necesidad de sintetizar nuevas moléculas durante el desarrollo de una respuesta de protección o defensa (ejemplo, aminoácidos necesarios para la síntesis de proteínas de fase aguda, o de respuesta ante una lesión, injuria o infección) y para utilización en fenómenos de reparación presentes cuando se ataca y elimina a un agresor (ejemplo un patógeno invasor: bacteria, virus o parásito)
  • Debemos conocer que existe gran número de nutrientes con función inmunorreguladora que pueden optimizar nuestra respuesta inmune en presencia de injuria, lesión o infección, pero así posean estas funciones no podemos exagerar en su empleo o consumo, no existe ninguna evidencia de que su aumentada ingesta mejore nuestra respuesta corporal, incluso hay evidencia desfavorable en el aumento de su consumo.                                    Los Nutrientes más importantes son:
    • Ácidos Grasos – Omega 3: tiene múltiples funciones antiinflamatorias como reducir síntesis sustancias proinflamatorios, reducir interacciones adhesivas entre leucocitos y plaquetas, inhibir expresión genetica inflamatoria y disminuir estados oxidativos, oxidación durante una injuria, son tres tipos diferentes de grasas que son ALA (ácido alfalinolénico), EPA (ácido eicosapentaenóico) y DHA (ácido docosahexaenóico); siendo estos dos últimos muy fáciles de encontrar en pescados azules (anchoa, atún, salmón, trucha, bonito, caballa entre otros) y mariscos. Otras fuentes también importantes son el aguacate, las nueces, las verduras de hojas verdes. El cuerpo no los produce de forma natural.
    • Arginina: aminoácido no esencial que se convierte en esencial durante estados de estrés y enfermedades críticas, substrato para células inmunitarias especialmente para la función linfocitaria, precursor de óxido nítrico e hidroxiprolina que cumplen una función importante en la reparación del tejido conectivo o de sostenimiento (ejemplo: reparación muscular). Lo encontramos en: pescados y mariscos (principalmente en sardinas, calamares, camarones), frutos secos como almendras y avellanas.
    • Glutamina: aminoácido no esencial, pero que en situaciones de enfermedades agudas se convierten en fuente primordial energética para macrófagos, linfocitos, y enterocitos. Participa en la señalización celular, mejora
la expresión de proteínas de estrés, previene la muerte celular y disminuye la inflamación. La suplementación de glutamina es esencial en estados catabólicos (ejemplo: infección, trauma, quemaduras graves) ya que las reservas de glutamina descienden rápidamente. Sus fuentes frutos secos, espinacas, perejil, huevos, lácteos (yogurth y quesos frescos) y la carnes (cerdo, pollo, pavo o salmón). 
    • Vitamina A: necesaria para formar anticuerpos, intervienen en el mantenimiento de la piel, ojos, sistema digestivo y genitourinario. La encontramos primordialmente en la zanahoria, albaricoque, espinaca, calabaza, pimentón, perejil y huevos.
    • Vitamina D: regula la función inmunitaria por su papel en la producción de proteínas antibacterianas. Se encuentra mayoritariamente en los pescados azules, los huevos, las setas y los lácteos enteros.
    • Vitamina E: función antioxidante y además su función específica es incrementar la actividad de los linfocitos T, protegiendo las membranas celulares. La encontramos en los aceites como el de girasol, cacahuetes, maíz, frutos secos y germen de trigo.
    • Vitamina C: además de ser antioxidante, regula la respuesta inmunitaria y estimula las funciones de los leucocitos. Disponible en perejil, pimientos, coles de Bruselas, kiwi, papaya, fresas, naranja, mandarina o limón.      
    • Cobre: es un mineral implicado en la respuesta inmune innata, pero resulta complejo calcular la concentración orgánica de este mineral y la relación dosis-inmunidad. Los alimentos más ricos en cobre son las legumbres, los cereales integrales, el cacao, las nueces, las pasas, las ciruelas pasas, el sésamo, los pistachos.
    • Selenio: funciones antioxidantes y contribuye a la función inmunitaria, pero en exceso puede tener un efecto pro-inflamatorio, por lo que en caso de suplementación se debe modular correctamente la dosificación. El selenio lo encontramos de forma natural en las nueces de Brasil, los cereales integrales, mariscos y pescados.
    • Hierro: participa en la producción de linfocitos T y forma parte de enzimas antioxidantes, genera especies reactivas de oxígeno que participan en la oxidación. Por ello, también es esencial ajustar la cantidad utilizada en suplementos. Los alimentos más ricos en hierro son los moluscos como almejas y mejillones, carnes y vegetales como la soja y otras legumbres, frutos secos, su forma química en vegetales es menos biodisponible.
    • Zinc: función inmunomoduladora, en infecciones respiratorias y para la recuperación del sistema inmune en casos de desnutrición. Lo encontramos en piñones, ajonjoli, pipas de girasol, germen de trigo, queso, carnes, legumbres.

Fundamental en estos momentos tener responsabilidad por llevar una vida saludable, que garantice el mejor funcionamiento posible de nuestro sistema inmune con una ingesta frecuente de por lo menos 3 a 5 porciones día y mínimo 5 veces por semana de las anteriores fuentes de nutrientes, evitar el sedentarismo con una práctica regular de ejercicio (puede ser en nuestras casas) acorde a nuestra capacidad (yoga, caminatas, trote, sedentarismo, natación, ciclismo, rutinas de entrenamiento aeróbico  y/o pesas) mínimo 3 veces por semana e ideal 5 veces a la semana. Evitar el consumo de alimentos procesados, fritos y azúcares, no promover una sobreingesta innecesaria de fuentes nutricionales solo por ser beneficiosas y consultar en caso de inquietudes o dudas a personal capacitado: médico y nutricionistas para el manejo y entendimiento de estos conceptos.

Fuentes: 

  • Charles Bermúdez, Álvaro Sanabria, Juan Ayala, Andrés Becerra, Mauricio Chona, Liceloth Colpas, Ana Henao, Iván Katime, Lina López, Luis Marroquín, Ricardo Merchán, Martha Muñoz, Ángela Navas, Justo Olaya, Angélica Pérez, Fernando Pereira, Milena Puentes,
Mario Rodríguez, Luisa Torres, Arturo Vergara. Inmunonutrición perioperatoria. Consenso de la Asociación Colombiana de Nutrición Clínica Perioperative Immunonutrition.
The Consensus of the Colombian Clinical Nutrition Association. Revista de Nutrición Clínica y Metabolismo. 2019;2(1): 12 de marzo de 2019 Publicado en línea, marzo 23 de 2019. 
  • Practice Paper of the Academy of Nutrition and Dietetics: Nutrition Intervention and Human Immunodeficiency Virus Infection. J Acad Nutr Diet. 2018;118:486-498. https://doi.org/10.1016/j.jand.2017.12.007
  • Alwarawrah YKiernan KMacIver NJ. Changes in Nutritional Status Impact Immune Cell Metabolism and Function. Front Immunol. 2018 May 16;9:1055. doi: 10.3389/fimmu.2018.01055. eCollection 2018.
  • Madeline Houschyaret al. Burns: modified metabolism and the nuances of nutrition therapy. Journal of Wound Care Vol. 29, No. 3Published Online:11 Mar 2020. https://doi.org/10.12968/jowc.2020.29.3.184
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votos emitidos)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votos)
Share Button

Cuidado y prevención de infecciones

enfermedades infecciosas

 

Hay diferentes tipo de infecciones que pueden ocasionar alguna enfermedad si no tenemos el cuidado correspondiente. Uno de los casos se presenta cuando nos sometemos a una cirugía, para prevenir las infecciones después de una cirugía se recomienda: no rasurarse el día antes o el mismo día de la cirugía, tener en cuenta los cuidados indicados por el médico, mantener la zona de la cirugía limpia, evitar que las sondas toquen el piso.

La Dra. María Angélica, Especialista en enfermedades infecciosas nos habla de las precauciones que debemos tener para prepararnos para un proceso quirúrgico

Infecciones en los niños

Las enfermedades más comunes en los niños son las respiratorias (otitis, sinusitis, faringoamigdalitis, faringitis, entre otras) y las gastrointestinales (diarrea).

Las guarderías se convierten a menudo en los espacios propicios para contraer enfermedades infecciosas, se recomienda que los niños tengan completo su esquema de vacunación. Es importante que las mamás no automediquen a los niños, sino asesorarse bien de un especialista.

El Dr. Carlos Garcés, Pediatra, especialista en enfermedades infecciosas nos habla de las enfermedades más comunes en los niños aquí.

Infecciones respiratorias

Hay muchas clases de infecciones respiratorias, pueden ser agudas o crónicas, las primeras son las que duran menos de 15 días, las otras son las que duran más de 15. Las agudas en su mayoría son causadas por virus y no requieren antibióticos.

Es importante que en caso de requerir tratamiento con antibióticos el paciente vaya al médico y no recurra a donde el farmaceuta para que le recete.

La Dra. María Angélica Maya nos habla de las infecciones respiratorias agudas y cómo podemos prevenirlas. Veálo aquí.

 Neumonía

La neumonía es una de las enfermedades infecciosas más comunes en los niños, ésta compromete a la parte baja del sistema respiratorio, la mayoría de veces es causada por virus.

Cuando los niños están respirando muy rápido o se están poniendo morados con la tos, se debe recurrir a los servicios de urgencias ya que éstos son signos de alarma.

En el siguiente video El Dr. Carlos Garcés, Pediatra, Especialista en enfermedades infecciosas nos habla de la neumonía en niños.

 Tuberculosis

La tuberculosis es una infección que puede afectar cualquier órgano, pero principalmente llega a los pulmones, esta enfermedad principalmente se transmite por el aire.

La tuberculosis en un principio tiene casi los mismos síntomas que una neumonía, la diferencia está en que la neumonía dura una semana y la tuberculosis se mantiene de manera crónica.

 Mitos y realidades en enfermedades infecciosas

Las vacunas son pequeñas partes de microorganismos, son útiles para prevenir infecciones graves. Cada una está hecha con un microorganismo específico.

Cuando entran al cuerpo varias vacunas a la vez, éste está preparado para soportarlas y crear anticuerpos para defenderse, así que es seguro aplicarse varias en un solo día.

La enfermera Paola Arenas nos habla de los mitos y realidades que existen frente a las enfermedades infecciosas.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votos emitidos)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votos)
Share Button

Conozca todo acerca de la gripe y la influenza

Gripe e influenzaLa gripe y la influenza son dos enfermedades diferentes, la primera es generada por los virus que circulan en la comunidad y la segunda es una enfermedad producida por un virus específico que lleva ese nombre.

Los síntomas que presenta una persona que padece influenza son: Fiebre, secreción nasal, dolor en las articulaciones, pérdida del apetito y dolor de cabeza. Estos síntomas son muy similares a los del dengue, pero se diferencia porque la influenza no reduce las plaquetas, el dengue sí.

La influenza es una enfermedad que puede llegar a hospitalizar y de la que son muy propensos los ancianos.

La doctora María Angélica Maya, Médica Infectóloga, le explica en detalle las características de estas enfermedades aquí.

Medicamentos para la gripe o dengue

El medicamento más conocido para la influenza es el Tamiflu, que debe ser formulado por el médico. Hay otros tipos de medicamentos que son de venta libre, que pueden ayudar a controlar algunas aflicciones, pero se debe tener cuidado con la automedicación para el tratamiento de la influenza.

Es muy importante resaltar que se pueden generar reacciones a diferentes medicamentos, en especial en los ancianos, que pueden presentar diferentes síntomas debido a su avanzada edad.

Ruth Calvachi, Química Farmacéutica, le hace algunas recomendaciones sobre los medicamentos para la influenza aquí.

Medidas preventivas para la influenza

Para prevenir  la influenza debe mantener una buena alimentación, tomar abundantes líquidos, realizar actividad física diaria, usar pañuelo o el codo a la hora de estornudar y mantener las manos aseadas a la hora de comer o saludar a las personas.

Es muy importante mantener su casa muy aseada, en especial la cocina y el baño, también los elementos usados por todos los miembros de la casa, como el teléfono y las perillas de las puertas, entre otros.

La Enfermera Joana Gil le compárte los detalles que debe tener en cuenta para prevenir la influenza aquí.

Mitos y realidades sobre la gripe y el dengue

La mayor confusión de las personas es el de creer que la gripa y el dengue son iguales, pero la diferencia es que el dengue no produce dolor ni flujo nasal. El dengue se presenta de cuatro tipos diferentes, y todos pueden ser padecidos por cualquier persona durante su vida, convirtiéndolo en inmune a cada uno de los tipos de dengue que padeció.

Otro mito muy propagado es sobre el café en el agua de las plantas, pero aún no se puede garantizar que sea una práctica efectiva para evitar la propagación del dengue. El mosquito, que es quien transmite esta enfermedad, tiene un tiempo de vida corto, de 2 a 3 días, pero es suficiente para que pueda picar varias personas.

El doctor Wilmar Maya, Médico Infectólogo, le comparte detalles sobre estas creencias populares aquí.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votos emitidos)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votos)
Share Button